Raúl Eduardo Farfán Rivas tiene 14 años y cursará noveno grado en el 2018 en el Colegio Salesiano Santa Cecilia. Él es un atleta destacado en la natación. Su estilo fuerte es el dorso, y prueba de ello es que obtuvo el tercer lugar en 100 y 50 metros estilo dorso y tercer lugar en 400 metros combinados en los Juegos Deportivos Estudiantiles Nacionales 2017 representando al Chaleco.

Desde los tres años practica la natación, recuerda cuando sus padres los llevaron a las clases, por primera vez, en las piscinas del Estadio Jorge Mágico González, con el único ahínco de que aprendiera a nadar, ya que “la natación es necesaria para todos”, recalca.

Al ver el potencial de Raúl, los profesores les sugirieron a los padres que tomará clases todos los días. Se destacó en poco tiempo, comenzó nadando una hora todos los días, después fue una hora y media, hasta hoy que nada tres horas diarias y se ejercita una. El apoyo de los padres ha estado en todo momento, “yo les agradezco a ellos porque por ellos es que he podido competir en otros países representado a El Salvador”.

En agosto de este año, participó en los juegos estudiantiles del CODICADER en Honduras y obtuvo dos medallas de plata, una de bronce y dos de oro en relevos.

El estudio lo lleva en armonía con el deporte, pese a que sostiene que es un doble esfuerzo, porque “cuesta llevar los estudios y la natación, por eso doy un extra”. La rutina diaria del joven es sistemática, se levanta muy temprano, va al colegio, llega a su casa, almuerza y luego hace tareas, antes de las tres de la tarde va al entreno y allí pasa hasta las 7:00 de la noche, entre correr, nadar y hacer ejercicios.

Farfán es un joven con metas bien claras, él se ve en el futuro cercano compitiendo en los Juegos Juveniles Olímpicos en el 2019 en Venezuela y se está preparando para ello. Antes tiene planeado asistir a los Juegos Centroamericanos y el Caribe en el 2018 en Colombia.

Otra de sus metas es graduarse el colegio y estudiar medicina, quiere optar por una beca en una universidad extranjera para poder tener un mejor estudio y una oportunidad para seguir practicando el deporte que más le apasiona como lo es la natación. 

Raúl agradece todo el apoyo que le brinda el colegio, especialmente el padre director y la coordinadora

de Tercer Ciclo, quienes siempre lo han incentivado a continuar nadando.